m
Oficina de Turismo del Ilmo. Ayuntamiento de Chipiona.
Castillo de Chipiona
C/Castillo, 5
956 929065
turismo@aytochipiona.es

Síguenos

Contacta con nosotros

Lun – Dom : 10-14h

SU BIR
Image Alt

Muelle deportivo

El puerto pesquero-deportivo de Chipiona

Como casi todos los puertos o muelles construidos en Chipiona, el motivo de su creación nunca fue el pesquero, ya que el abastecimiento de pescado en la población estaba suficientemente proporcionado con las capturas que se realizaban en los corrales y la cantidad de peces que se podían capturar gracias a la riqueza de la zona sin necesidad de embarcarse. Esto hizo que la pesca en barco y la flota fuera muy escasa.

Aunque la pesca siempre ha sido una actividad unida a Chipiona, no existen muchos datos sobre ella; no obstante, la Carta Puebla de Chipiona de 1477 ya regulaba esta actividad.

El Agustino Fray Diego Carmona Bohórquez en su libro sobre Chipiona, decía: “la dicha vida de Chipiona tiene muchos corrales de pesquería y lindo mar para coger extremado pescado de todo género, por lo cual es de los lugares más regalados de pesca que se halla”.

En el año 1751 aparecen en el llamado Catastro de Ensenada, 19 marineros que trabajan en los tres botes de pesca y las cuatro embarcaciones viajeras.

En el siglo XVIII se introduce por parte de los catalanes y valencianos una práctica pesquera en este litoral, especialmente entre Chipiona y Rota, “el Bous”, consistente en dos barcos que tiran de una sola red, arrastrándola por el fondo, esta modalidad de pesca supuso el exterminio de algunas especies, pues no discriminaba entre crías y peces adultos.

En 1894 se prohibió, aunque se siguió practicando hasta los años cuarenta. Se trataba de una pesca exclusivamente del litoral, de una sola jornada, rutinaria y poco innovadora, modesta y sin grandes capturas. Durante los años 80 del siglo XX, para evitar que los caladeros de pesca de nuestra zona quedasen esquilmados por la pesca indiscriminada de los arrastreros, se instalaron un buen número de arrecifes artificiales en la zona de cría y engorde.

En el año 1935 se construyó el antiguo muelle de Chipiona, con la idea de dar abrigo a los barcos que navegaban en su entrada o salida del Guadalquivir. Hasta esos años, las pocas embarcaciones existentes estaban en el amarradero que había en la Playa de la Cruz del Mar, con bastantes problemas para embarcar o desembarcar.

Este Muelle fue construido tras aprobarse en el Parlamento de la República el día 16 de septiembre de 1931, gracias a la gestión llevada a cabo por el Diputado Socialista, D. Antonio Roma Rubies, al que se le reconoció su servicio rotulando la calle del Barrio con su nombre,  siendo entonces Alcalde de Chipiona D. José Miranda Cabo. En la construcción del espigón se utilizaron piedras de la playa de las Canteras y las Piedras del Carpio, un saliente que estaba junto a la llamada casa de Micaela. Este Muelle existió en Chipiona hasta el año 1991, fecha en la que se iniciaron las obras del actual Puerto Pesquero- Deportivo.

El puerto en la actualidad

La estructura actual del Puerto de Chipiona es la resultante de la transformación llevada a cabo en 1992, año en que se adscribió a la comunidad autónoma de Andalucía y se inauguró con motivo del Campeonato Mundial de Vela. Su situación en la desembocadura del Guadalquivir lo convierte en la escala adecuada para el navegante que pretenda remontar el río hasta Sevilla.

El Puerto está compuesto por una serie de edificios orientados a sus dos vertientes, la deportiva y la pesquera.

La parte deportiva se encuentra dividida en dos dársenas, una de mayor capacidad para los barcos pequeños, y una menor para barcos de mayor envergadura. Ambas dársenas, y debido a las mareas, se estructuran mediante pantalanes flotantes.

Las instalaciones náutico-recreativas disponen de modernos servicios entre los que destacan la oficina del puerto y el edificio destinado a locales comerciales, estos últimos diseñados por uno de los mejores equipos de arquitectos de España en la actualidad, Antonio Cruz y Antonio Ortiz, Premio Nacional de Arquitectura. Su moderno diseño enlaza perfectamente con la funcionalidad de sus espacios, creando un ambiente único junto a la zona destinada a las embarcaciones de mayor eslora, y por lo tanto, de mayor atractivo para los visitantes.

En cuanto a la parte pesquera, encontramos la lonja, donde se realiza la subasta de pescado a la baja, es decir, se comienza por un precio determinado y se va bajando hasta quedar adjudicado cuando el comprador lo detiene en una cantidad. El pescado se destina tanto para el consumo local como para la exportación.